La pandemia y el confinamiento seguro nos puso a pensar si es hora para que nuestras empresas den un salto en el cloud. Muchas compañías, efectivamente, están retornando poco a poco al trabajo presencial a tiempo completo, y quizás piensan que ya no sea necesario invertir en equipo o servicios que permitan trabajar desde casa porque lo peor ya pasó. En realidad, deberíamos prepararnos para poder afrontar cualquier emergencia sin dejar nuestros trabajos. Podríamos recordar la flexibilidad del trabajo remoto y considerarlo como una opción para quien necesita. Dar un salto al cloud, no es dejar la puerta abierta al teletrabajo, más bien, es una estrategia de negocios que nos puede permitir viajar, desarrollar nuevos negocios, presentar nuestra empresa y presentarnos como modernos y equipados con nuestros clientes.

Si es que están considerando migrar al cloud, hay una serie de factores para lograr que este proceso sea lo menos agresivo para sus empresas, una tarea que puede ser bastante sencilla con una buena asesoría. Quien lo hace independientemente, arriesga de aplicar soluciones no adaptas para su empresa. Esto ocurre porque los desarrolladores del cloud estudian la transformación y aplicación del sistema operacional para cada situación específica. Debemos pensarlo como la medicina, una cura no es necesariamente la más adapta para dos pacientes con la misma enfermedad. El objetivo de las empresas que ofrecen el servicio de cloud es dar un valor agregado a las empresas que lo adquieren y ayudarlas a impulsar su productividad. La cuestión es ¿por qué es beneficioso dar este salto al cloud?

El Cloud es preocupante

Desde hace ya varios años hemos hablado sobre los mitos del cloud, pues hasta ahora en nuestro país es un mundo bastante desconocido. Pero en realidad, en el resto del mundo el cloud ha dado pasos agigantados. La CEO de la compañía Microsoft, Satya Nadella, declara que la transformación digital durante la pandemia equivale a dos años de desarrollo sin ella. [1] El tema preocupante es que todavía existe miedo de hacer un salto al cloud, y tienen razón. Hay tanta información en internet que resulta abrumador. Los proveedores son miles, y cada uno tiene características buenas y malas, y en verdad, lo más importante es poder tener un buen asesoramiento antes de tomar una decisión. Cuando una empresa quiere mudarse al cloud debe considerar cuáles son sus objetivos. Sólo de esta manera podrán transmitir sus deseos y necesidades en cuanto al cloud. Una vez hecho, los operadores del cloud podrán definir los resultados y dejar que el sistema haga su trabajo.

Da miedo tener que dejar que una máquina haga parte de nuestro trabajo y se encargue de nuestra organización. Esto obliga a los managers y trabajadores a adaptarse rápidamente a una nueva infraestructura, a cambiar la manera en que interactúan y a abrir la mente. Principalmente porque existirá mucho rechazo a nuevas plataformas y nuevos instrumentos, a veces incluso, quienes frenan esta modernización, son los mismos IT de la compañía. Normalmente, también buscan que sea una nueva persona la que alcanza este tipo de cambios. Los expertos en recursos humanos consideran esta estrategia desastrosa, aun antes de que se haya iniciado, [2] porque es una persona que llega con un nuevo sistema en mente en vez de entender cómo es la transición para sus colegas. [3] Esto es sólo diferente cuando la empresa ya nace en el cloud

La realidad del Cloud

Es cierto que hay muchos miedos detrás del cambio, pero la realidad es que el cloud se ha convertido en el lugar de preferencia para almacenar datos. Muchas empresas han movido sus aplicaciones a plataformas en cloud y las que han quedado rezagadas, están pensando en hacerlo pronto. [4] Un estudio de la compañía Deloitte, revela que la modernización de datos y el cloud están interrelacionados y se potencian mutuamente. [5] Este mismo estudio analiza las razones por las que una compañía decide hacer un salto en el cloud. La primera es la seguridad de los datos. Es irónico porque la mayoría de las personas cree que el cloud no es tan seguro, y por eso no lo adquieren como servicio. El 58% de los encuestados eligió la protección y seguridad, [6] Hoy en día los ataques cibernéticos son aún más sofisticados y las empresas lucha por mantener su información segura. Muchos piensan que es mejor tener los servidores in-house para estar más protegidos, pero en realidad el cloud maneja la seguridad en mayor gama y ayuda a mitigar los incidentes de seguridad.

La segunda razón por la que las empresas migran al cloud, de acuerdo con Deloitte, es la modernización de los datos. [7] El cloud puede brindar sea análisis de datos como exploración y predicción de estos. Pero más allá de la facilidad que da de tener toda la información al alcance de la mano y en cualquier momento, es el costo-rendimiento del cloud. Este tipo de servicio permite tener procesos más ágiles y eficientes. De acuerdo con Deloitte, el 47% de los encuestados considera que el cloud es complicado. [8] Pero si logramos establecer nuestro servicio adecuadamente, aprovechamos el conocimiento de los asesores del cloud, y usamos herramientas amigables, podremos eliminar este miedo poco a poco.

Caso: la empresa que da el salto

Entrevistamos al jefe de sistemas de Mosflor Group, Henry Paz Arias, quien nos comentó sobre su experiencia del salto en el cloud. Ellos tienen como proveedor Gigas con el data center en Miami. En su compañía, decidieron contratar el servicio del cloud porque tener una infraestructura propia se volvió obsoleta. El costo de escalabilidad era cada vez mayor y se volvió muy caro para su presupuesto. Paz Arias comenta que los miedos que tenían antes de iniciar era el de la escalabilidad antes de entender el servicio de Gigas. Pero, vio que no tendría que enfrentar el problema, pues le permite de crecer cuando lo necesita.

Una vez que se mudaron al cloud, en una semana ya estaba todo implementado y listo para el trabajo, pues se habían hecho pruebas de migración previamente. Hoy en día, la empresa Mosflor Group ya no han tenido problemas de corte de energía por el consumo del data center, sienten que sus datos están protegidos y tienen mayor estabilidad en los sistemas. Además, durante el confinamiento, pudieron trabajar sin problema desde casa porque su información era asequible de cualquier parte y daba soporte a los empleados. Por eso, aconseja a la mayoría de las empresas a entender que tener los servidores propios se vuelve en un gasto más que en una inversión, especialmente si la idea es crecer. Finalmente, Paz Arias considera que lo que más le ha gustado del cloud y de sus servicios es el hecho de que uno puede aumentar el espacio del servidor inmediatamente.

El cloud tiene grandes ventajas y grandes estereotipos que han limitado su crecimiento. Sin embargo, es un instrumento que nos puede cambiar la productividad.

Déjanos tus comentarios

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.